HOME

A menudo, cuando nos lo permitimos, nos detenemos, nos miramos y nos observamos. Entonces empezamos a cuestionarnos cosas:

¿Qué me pasa?

¿Por qué me duele?

¿Qué busco? … Quiero encontrarme mejor.

Vivimos en un mundo acelerado y necesitamos que nos ayuden a parar, a reducir la velocidad, en ese estar en todas partes (en el trabajo, con la pareja, con la familia, los hijos…) y encontrar nuevamente el foco, la calma, ya que hacemos las cosas sin conciencia, de forma totalmente automática.

No se trata de esperar al límite para pedir ayuda, hay que alzar la voz antes y no tratar de hacerlo solos, cuando alguien puede ayudarte, cogerte de la mano y acompañarte. Los problemas hay que afrontarlos, pedir ayuda no es de débiles, todo lo contrario, es de valientes.

Se trata de regalarse un espacio, un tiempo para hablar de uno mismo, un tiempo para cuidarse y estar por ti.

“Hey, estoy aquí y no estoy bien, ¿me ayudas?”

“Me regalo un espacio y un tiempo para poder hablar de mí, cuidarme, estar por mi…”

¿Quieres aprender a manejar tus emociones?

¡Yo te llevo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s